Cómo ser hacker

¿QUÉ ES UN HACKER?

Cada semana se publica en los diarios como un nuevo virus ha dado visibilidad a las cuentas de empresas universales multimillonarias o ha hecho públicas las contraseñas de millones de asociados a redes sociales o webs de dudosa procedencia. Todo ello se define en un par de palabras: trabajo de hacker.

Un hacker tiene diferentes definiciones en base a su naturaleza. En lo que a nosotros nos respecta, nos interesa el hacker informático. En ese sentido, entonces nos referimos principalmente a dos tipos de personas: a esa comunidad internacional de personas aficionadas a la informática casera de gusto por el hardware y software de la segunda parte del siglo XX; y aquellas entradas remotas no autorizadas desde redes como internet y que tienen como objetivo la seguridad informática.

En este segundo grupo, esa intención hacia la seguridad informática puede verse desde dos ópticas diferentes: aquellos que se exponen al arreglar errores de sistema y los que buscan torpedear sin mirar más allá. Es importante saber como ser un hacker y en qué equipo queremos estar.

Desde nuestra experiencia, la mejor opción es la de convertirse en un white hat, que en el argot informático define a aquellos hackers ‘buenos’, a aquellos hackers éticos que se dedican a proteger el sistema de invasiones que puedan generar un peligro posterior.

LA ÉTICA HACKER

Steven Levy fue el creador original de la conocida como ética hacker, una serie de filosofías y mandatos que más tarde se han puesto en debate por los tiburones informáticos de la actualidad. Su obra culmen fue Hackers, un libro en el que describe los postulados que todo buen hacker debe llevar a cabo, con un especial interés en su segundo capítulo, La ética del hacker, capítulo de cabecera de todo especialista.

A grandes rasgos, las máximas pueden resumirse en unas pocas líneas, aunque nunca está de más ahondar más en la cuestión. Según Levy, toda la información ha de ser libre y el acceso a los ordenadores, dispositivos y similares debe de ser ilimitado sin ningún tipo de censura.

Además, se promueve la descentralización y se desconfía de todo atisbo de autoridad para así poder promover la libre circulación e intercambio de información desde cualquier punto del planeta. En ese sentido, el hacker sólo será juzgado en base a su profesionalidad y su capacidad. Una utopía informática en la que el arte puede ser creado a partir de la informática y donde los ordenadores han llegado a facilitarnos la existencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *