¿La ortodoncia invisible es recomendable para niños?

La moderna técnica de ortodoncia invisible es la favorita de los adultos porque no los obliga a llevar los molestos brackets de metal que son evidentes y además generan complicaciones que afectan el curso de sus vidas diarias. La preferencia de los adultos ha generado en muchas mentes la idea de que dicha técnica es adecuada sólo para adultos que son capaces de manejar, con seguridad y responsabilidad, los equipos correctivos de quita y pon. Pero ¿Qué tanta verdad hay en ello?

El tema del dolor

La ortodoncia invisible es un método muy conveniente para todas las edades no solamente porque no se nota, sino porque es una opción notablemente más cómoda. Y es que, aunque los dientes se llevan a la posición adecuada con la misma efectividad que con el método tradicional, el proceso es mucho más amable en tanto que la ficción en el tejido blando se limita al mínimo. Además, debido a que el movimiento de alineación de las piezas no se lleva a cabo de manera agresiva, el dolor prácticamente desaparece. Es por eso que cabe tenerla en cuenta en el tratamiento de niños (quienes por lo regular comienzan con ortodoncia correctiva a partir de los 7-8 años) que temen al dentista debido al dolor experimentado con anterioridad.

¿Y si sus aparatos se caen y los pierde?

Es cierto que las férulas que utiliza esta técnica se pueden remover fácilmente, pero eso no significa que sea sencillo que tus pequeños terminen extraviándolas como si nada. Lo que ocurre es que estas se sujetan naturalmente a los dientes mediante una especie de efecto de succión que hace que, para sacarlas, debas sujetarlas con firmeza y luego tirar de ellas con fuerza hacia afuera desafiando dicho efecto. Eso quiere decir que no se saldrán mientras habla o mientras juega y que tampoco se soltarán cuando duerma o haga deportes llevándolas puestas. Cuando las férulas comiencen a aflojarse, el especialista las reemplazará por unas nuevas que le permitan continuar con el tratamiento. Por lo regular, antes de que ese momento llegue, el ortodoncista ya las habrá reemplazado por las que siguen.

Una opción especial para tu pequeño

La ortodoncia invisible Invisalign, que encontrarás disponible en la Clínica Muller en Valencia, ofrece una opción especial para niños y adolescentes que brinda férulas alineadoras especialmente diseñadas para la dentición propia de esta etapa. Estos equipos vienen con muchas ventajas extra, como son el indicador que te permitirá saber si tu hijo utiliza su equipo durante las horas diarias requeridas (unas 20-22 por día aproximadamente) y los repuestos para continuar el tratamiento sin interrupciones si es que la férula correspondiente a la fase que aún no finaliza se extravía. Solicita una evaluación para tu hijo con Muller. No te arrepentirás.

Imagen cortesía de https://www.centreforinvisiblebraces.com. Todos los derechos reservados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *